10 consejos para que dejes de morirte de calor en las noches y consigas dormir

La primavera y el verano suelen ser épocas en las que dormir se vuelve complicado por el calor.

Seguramente estos últimos días te has despertado en medio de la noche bañado en sudor y te cuesta volver a dormir. Das vueltas en la cama tratando de encontrar el spot más frío en tu cama, te quitas la pijama, te la vuelves a poner.

O peor aún, ni siquiera logras conciliar el sueño porque no hay forma de hacerlo cuando tu habitación se convirtió en un horno.

Por eso, nos dimos a la tarea de buscar 10 tips para ayudarte a dormir fresco sin necesidad de aire acondicionado..

1. Apaga todos los aparatos electrónicos en tu habitación y procura que el lugar donde duermes sea lo más oscuro posible

Si puedes, incluso desconéctalos; así, hasta ahorrarás dinero. Aún en stand-by, los aparatos electrónicos gastan energía y siguen emanando calor.

Procura dormir en un espacio oscuro. Eso ayudará a que concilies el sueño más rápido y evitará que al entrar luz, se caliente la habitación.

2. Dúchate con agua tibia

Sí. Seguro te mueres de ganas por darte una ducha helada, pero eso lejos de ayudar, tendrá un efecto rebote. Es mejor que tomes una ducha o baño tibio. Si no quieres meterte a la regadera, puedes mojar tus pies o manos con agua tibia. Estas partes de tu cuerpo son una especie de “radiadores” que regulan la temperatura de todo tu cuerpo.

alt

3. No te ejercites al menos 4 horas antes de dormir

Hacer ejercicio antes de dormir aumenta tu temperatura corporal y ésta se retiene al menos unas cuatro horas. Si es la única hora en la que puedes hacerlo, procura que sea al menos cuatro horas antes de irte en la cama.
Beber suficiente agua durante el día te ayudará. No lo hagas antes de dormir o despertarás en medio de la noche para ir al baño.

4. Procura que tus sábanas y pijama sean ligeras

Las fibras naturales retienen menos el calor y permiten la transpiración. Unas sábanas ligeras de algodón son la mejor opción, ya que permiten que el calor se disipe rápido, manteniendo la cama fresca.

El número de hilos es importante. Procura que en primavera y verano tus sábanas tengan menor densidad de hilos (las de 300 hilos son la mejor opción). En invierno puedes usar unas con mayor densidad de hilos (es posible encontrar desde 500 hasta 100 hilos por pulgada cuadrada).

Sobre la pijama... Aunque seguramente lo que menos quieres es una capa de ropa, usar pijama de algodón permite que la humedad se evapore entre tu cuerpo y el colchón en el que duermes, además de evitar esa sensación pegajosa.
Evita telas sintéticas como nailon o seda, ya que no permiten que tu cuerpo transpire libremente.

alt

5. Abre las ventanas una hora antes de dormir y ciérralas en cuanto te vayas a dormir

Esto ayudará a aumentar la circulación del aire y enfriará el ambiente. Sin embargo, es recomendable que no las dejes así al dormirte. Mientras descansas, tu temperatura corporal disminuye y de madrugada, también la temperatura exterior es menor.
El cambio de temperatura puede tensar tus músculos y es probable que eso te haga despertar para volverte a tapar.

6. Voltea tu almohada hacia el lado fresco

Si despiertas debido al calor, voltear tu almohada hacia el otro lado puede ser un buen life hack. El otro lado está más frío porque no traspasa la temperatura de tu cuerpo al colchón. Procura que la funda de tu almohada sea de fibras naturales. Eso hará que sea más fresca.

7. Duerme solo

Esta es una buena noticia para todos aquellos que somos forever alone o que andamos con el corazón roto. Dormir acompañado aumenta el calor corporal y vuelve más difícil conciliar el sueño.

alt

8. Coloca una compresa fría en tu cuello o frente

Si nada de lo que te hemos dicho funciona, este método seguro te ayudará. Es casi igual que cuando tienes fiebre. Puedes encontrar compresas en tiendas de productos de belleza o en supermercados. Si no tienes una a la mano, puedes usar una toalla pequeña y mojarla con agua fría. Deslízala bajo tu cuello, frente o bajo tus axilas y brazos.

9. Rocía tu cara y cuello con agua fría

Compra un rociador, llénalo de agua y ponlo en el refri. Rocía tu cuello y cara con él antes de dormir o si despiertas a causa del calor.

10. Elige un colchón que mantenga el equilibrio térmico

El colchón Luuna es el único en México con una capa de látex. Este material, además de mantener lejos a los ácaros, ayuda a que el colchón mantenga un equilibrio térmico, absorbe mejor el impacto y preserva mejor el resto de las espumas.

alt

Comentarios