Susana Ordovás: estilo al alcance de todos

Las casas de Susana Ordovás –su departamento en Madrid y su casa en la Ciudad de México– han estado en las principales revistas de arquitectura e interiorismo a nivel internacional.

No es interiorista ni arquitecta. Susana es periodista y deco influencer. Así se describe en su perfil de Instagram, una herramienta que ella considera poderosa y que eligió para compartir lo que la inspira, lo que le gusta, lo que aprende de diseño e interiorismo y también lo cotidiano.

En sus Instagram Stories Susana comparte pequeñas crónicas. A veces nos muestra algún espacio de su casa en renovación, sus clases de tapicería o sus visitas a la Lagunilla o al Rastro, los mercados de antigüedades donde siempre encuentra algo que llevar a casa.

“No es que haya encontrado cosas de gran valor, pero sí he encontrado cosas coleccionables. Eso es cultura”, asegura. “Yo compro cuando me encanta el objeto. No pienso en si va a quedar en algún lugar. Yo encuentro el lugar para ese objeto [...] Cuando compro las cosas, procuro dejarlas en su estado original. Me encantan las cosas viejas, la pátina de los años. Hay cosas que me gustan porque están desgastadas”.

Aunque muchos de sus seguidores le han pedido ayuda para la decoración de sus casas, Susana lo tiene claro: “Yo no soy decoradora. Mi pasión es comunicar”. Y precisamente con ello demostrar que el diseño puede estar al alcance de todos, porque al final, cada casa es el reflejo de quien la habita. “No tienes que gastarte un dineral. Yo soy partidaria de no gastarse los dinerales, no puedo permitírmelo porque constantemente estoy cambiando”.

Hay cosas en las que no se puede escatimar

Sin embargo, Susana sabe que hay cosas a las que vale la pena invertirle un poco más.

“Yo voy a la Lagunilla y compro muchas baratijas, pero hay cosas en las que no puedes escatimar. Y un ejemplo es un colchón o las telas. Procuro invertirle a las cosas que te dan calidad de vida”.

Hace un par de meses, Susana decidió renovar el colchón de la habitación principal que comparte con su esposo. Al tratarse de un producto que debe durar por lo menos 10 años, sabía que debía elegir la mejor opción.

Cuando conoció Luuna, Susana no tenía muy claro si era una marca extranjera. Al preguntar a sus conocidos, las recomendaciones fueron muy buenas y descubrió que era una marca mexicana.

Decidió probarlo y quedó muy sorprendida con el impacto positivo en su descanso. Su esposo, quien padece el síndrome de piernas inquietas, suele moverse mucho antes de quedarse dormido. “No debería ventanearlo, pero hay mucha gente que lo tiene. De hecho, debe tomar una pastilla antes de dormirse. No deja de mover el pie hasta que está totalmente dormido”.

Para Susana, conciliar el sueño o leer mientras su esposo se quedaba dormido era complicado. “Había veces que tenía que irme a dormir a otro cuarto”, cuenta.

Tras probar con el colchón Luuna, Susana se dio cuenta que ya no percibía el movimiento. “Ha sido una maravilla. Estoy feliz y durmiendo mejor”.

En promedio, Susana duerme unas siete horas cada noche. No siempre se acuesta a la misma hora debido a que por su trabajo no tiene un horario fijo. Incluso, el insomnio ha cedido un poco.

“Hay veces que sí me da insomnio. Es horrible. Aunque sí me ha ayudado el cambio de colchón. También es cíclico. Hay veces que si tienes la mente más activa, preocupaciones, factores hormonales. En mi caso creo que es la edad. Tengo 50”.

El estilo Ordovariano

Definir la casa de Susana Ordovás con una palabra es complicado. Es maximalista, tropical, cosmopolita, edgy y al mismo tiempo elegante y clásica. Quizá la mejor manera de definirla sería ordovariana, como su creadora.

Su gusto por la decoración inició cuando se casó y decoró su primer departamento en la Ciudad de México. Sin embargo, el estilo que la caracterizaba no era tan ecléctico como es hoy.

Su revelación comenzó hace unos tres años, cuando le pidió ayuda a su maestro de decoración de interiores para reformar su departamento en Madrid.

“Cuando eres más joven te da más miedo lo que opinen los demás [...] En Madrid entendí que necesitaba expresarme sin tener eso en cuenta: fue una revelación. Al volver a México, me di cuenta que quería darle un twist a mi casa. Estaba divina, súper bonita, pero era todo mucho más zen. Era más conservador".

Después de la experiencia, comenzó a subir fotos a su Instagram. La mayor sorpresa llegó cuando Architectural Digest y Nuevo Estilo España la contactaron para fotografiar su casa para un reportaje. Ahí, Susana descubrió “la herramienta poderosa que era Instagram”.

Hoy, Susana combina sus pasiones: la decoración de interiores y contar historias. Colabora con Elle Decoration México y Cultura Colectiva en temas de decoración y genera contenido para su Instagram.

“Una casa es una colección de vivencias, es un conjunto de perspectivas diferentes y de temas variados. Escribo para gente joven que está montando su primer departamento. Yo me identifico porque cuido mi dinero. Soy fan de encontrar algo increíble y bonito a un súper precio”.

Sigue a Susana Ordovás en Instagram :)

Más de Snooze.

Comentarios