Cómo descansar mejor y ser más productivo

Anteriormente, muchos pensaban (o pensábamos) que dormir era una pérdida de tiempo. Quizá muchas personas aún lo creen, especialmente los seguidores del sueño polifásico, que aseguran que bastan dos horas para cargar pilas.

Independientemente de que hayas experimentado este método, o que duermas un promedio de seis horas como muchos mexicanos, la ciencia dice que si no dormimos y, más importante, si no lo hacemos adecuadamente, es imposible lidiar con el día a día.

Lo cierto es que cada persona es única y, por ende, sus hábitos de sueño lo serán.

Sin embargo, estos tips te ayudarán a crear tu propio método de descanso, para que logres la máxima productividad.

1. Dosifica tu sueño

Dormir es como tu cuenta de banco (especialmente en quincena o cuando te pagan los clientes si eres freelancer). Cuando llega, ya sabes a qué destinarás cada peso. Si te va bien y eres administrado, te quedará un extra para ahorrar y darte un gustito.
Lo mismo pasa con el sueño. Tú sabes cuántas horas necesitas para sentirte bien: tus hábitos y rutinas son algo muy personal.

Sin embargo, no necesariamente deben hacerse de corrido durante la noche. Si trabajas en casa, o tienes posibilidades de hacer una siesta en el trabajo, puedes probar dividiendo tus periodos de sueño.

En promedio, los ciclos de sueño duran entre tres y seis horas.

alt

Eso nos lleva al siguiente punto…

2. Trata de tener una rutina (en la medida de lo posible)

Así como las personas no son iguales, los días no son los mismos. Por mucho que tengas un trabajo godínez con horario fijo, cada día haces algo diferente. Hay ocasiones en las que ves amigos después del trabajo, que vas a correr o al gimnasio. Otras veces debes trabajar hasta tarde y algunas más te quedas viendo series buena parte de la noche.

Sin embargo, es importante que tengas en mente el mínimo de horas que necesitas dormir, y que procures acostarte más o menos a la misma hora todos los días. De esta forma, tu reloj biológico funcionará mejor y te sentirás más descansado cada día.

Antes de dormir, procura crear una rutina. En otras publicaciones ya te hemos contado sobre evitar las pantallas (celular, tabletas o televisión), ya que la luz que emiten interfiere con tu sueño. En cambio, puedes programar una lista de música relajante, leer un libro, preparar tu ropa para el día siguiente o simplemente meditar y relajarte.

Trata de seguir este ritual todos los días. De este modo tardarás menos tiempo en cerrar los ojos y quedarte dormido.

Extra tip: procura que tu pijama y ropa de cama sea lo suficientemente cómoda para ayudar a relajarte. Las fibras naturales siempre serán la mejor opción; son frescas en primavera-verano y cálidas en otoño-invierno.

Checa la lista Durmiendo bajo la LUUNA en Spotify.

3. Optimiza tus periodos de productividad

Algunas personas simplemente funcionan mejor de noche y otras de día. Sobre todo en el caso de profesionales de áreas creativas, la noche suele ser el mejor momento de lucidez. Si eres de este tipo de personas, deja de tratar de convertirte en “morning person”, lo ideal es que conozcas tus fortalezas y las aproveches.

Es decir, utiliza esas horas de iluminación para dar el máximo esfuerzo, no importa si es de día, por las tardes o de noche.

Puedes monitorear tu actividad en una especie de diario, eso te dará las pistas necesarias para conocerte mejor.
Como mencionamos en el punto uno, cada persona es distinta. Sólo recuerda cubrir las horas de sueño que necesitas e intenta generar una rutina alrededor de esto.

alt

4. Haz que el espacio en el que duermes te motive a relajarte

A muchos nos da una flojera infinita arreglar nuestra habitación. Sin embargo, se ha comprobado que dormir en un espacio desordenado no ayuda a que el sueño sea reparador. No es necesario que te vuelvas Maestro Limpio, basta con que el espacio tenga orden y no haya cosas tiradas por todas partes.

Tener gavetas ordenadas, baúles o cestos, puede ayudarte a ser más organizado sin invertir mucho tiempo.
Otro punto importante es tu cama. ¿Amaneces con dolor de espalda? ¿Das vueltas y vueltas durante la noche sin conciliar el sueño? Quizá tu colchón sea el culpable. Invertir en un buen colchón es muy importante para garantizar un sueño reparador.

alt

Foto de Álvaro Martínez

Elegir un colchón no es fácil. Por eso, compañías como Luuna mejoraron la experiencia y lo volvieron algo súper fácil. En un par de clics, puedes tener tu colchón el mismo día en CDMX y Guadalajara. Además, te da 30 noches de prueba para que decidas si es para ti.

Miles de personas ya lo han probado y lo recomiendan.

Otro punto importante es tu ropa de cama. Elige sábanas y cobertores que te mantengan cómodo y fresco, pero arropado.

Ahora sí… ¡A empezar el día con toda la actitud!

Con información de Forbes.

Comentarios