7 curiosidades sobre el sueño que seguramente no sabías

Dormir nos mantiene vivos. Si no lo hacemos, morimos. Puede sonar muy fuerte, pero así es. Junto con comer y tomar agua, el descanso juega un rol fundamental en nuestra supervivencia.

Si dormimos bien, podemos realizar adecuadamente cada una de las funciones físicas y psicológicas para un rendimiento pleno; es parte de nuestro equilibrio. Si no dormimos lo suficiente y, más importante, si no descansamos bien es muy probable que todo salga mal.

En Luuna decimos hasta el cansancio —y estamos seguros de ello— que un gran día comienza la noche anterior. Hoy, existen diferentes teorías sobre si es mejor dormir durante la noche o es una actividad que puede realizarse por ciclos en diferentes momentos del día. No entraremos por ahora en esa discusión, ya que lo más importante es que sea como sea, hay que dormir.

Sin embargo, los estímulos externos y la vida cotidiana que el hombre ha tenido a lo largo de la historia modificó dichos comportamientos.

Por eso, te compartimos siete curiosidades sobre el sueño que seguramente no sabías.

1. En el siglo XVII, la noche de sueño tenía un intermedio de un par de horas

A mitad de la noche, la gente despertaba para leer, rezar o socializar. Hoy, despertar durante la noche es una señal de que algo no va bien y que hay algún trastorno afectando los ciclos de sueño.

alt

2. Los seres humanos comenzaron a dormir en “camas” hace unos 10,000 años

Durante el periodo Neolítico, surgieron las primeras versiones de este objeto que tanto amamos. Sin embargo, fue durante el imperio romano cuando surgió lo que podría denominarse el primer colchón de lujo. Normalmente era rellenado de carrizos, heno, lana y plumas. ¡Estamos seguros de que a cualquiera de los emperadores romanos le habría encantado dormir en un Luuna!

3. Todos soñamos, pero pocas veces recordamos nuestros sueños.

Para ser exactos, olvidaremos 95% de nuestros sueños. Sin embargo, si pudiéramos grabarlo, a lo largo de nuestra vida tendríamos seis años de sueño en video. Por algo dicen que “la vida es sueño”. Eso sí, los capítulos serían muy cortos, pues cada sueño dura entre cinco y 20 minutos. ¿Te imaginas un maratón de tus propios sueños en la tele?

4. ¡Dormir poco hace que te dé más hambre!

¿Por qué? La falta de sueño reduce los niveles de leptina, la hormona reguladora del apetito y la saciedad. De hecho, la falta de sueño se vincula indirectamente a la obesidad. Es decir: si dormiste lo suficiente, es probable que te comas sólo un par de rebanadas de esa pizza que tanto te gusta; si no has dormido, lo más seguro es que te la termines entera.

alt

5. Muchos sueños son universales.

Sí, soñar que vuelas no es especial :( Eso y soñar que se te caen los dientes, que llegas tarde o que estás desnudo mientras el resto está completamente vestido es súper común. Si bien nuestro entorno social es responsable de la mayoría de nuestros sueños, hay algunos que son una constante en todas las culturas.

6. ¿Qué es lo que realmente pasa cuando "se te sube el muerto"?

Seguramente en varias ocasiones has despertado de una pesadilla y tienes la sensación de que no puedes moverte. Las abuelas suelen decir que “se te subió el muerto”. La explicación es bastante más aburrida. Durante la etapa REM (rapid eye movement, por sus siglas en inglés), los músculos dejan de moverse, y cuando despiertas muy rápido —como suele ocurrir tras una pesadilla— es probable que tus músculos aún no reaccionen, aunque tu actividad cerebral esté en alerta. No, no tienes a la niña de El aro sobre ti.Y sólo bastan unos minutos para que vuelvas a la normalidad.

7. Antes de la televisión a color, la mayoría de las personas soñaba en blanco y negro.

Después de que Technicolor se volviera parte de nuestra vida, muchas personas empezaron a soñar a color. Actualmente, 80% de las personas lo hace. Otro dato curioso: cuando se ha preguntado a las personas en qué color sueñan, la mayoría responde que en tonalidades pastel. ¿Será que con la llegada del VR ocurrirán alteraciones a nuestra forma de soñar? Probablemente sí.

alt

Si te gustó este blog, compártelo con tus amigos. Si tienes más datos curiosos: cuéntanos. Queremos saber más.

Comentarios